Entrevista hasta las tetas con Carlos Zapata

Después de varios acercamientos y proyectos fílmicos, fracasos y participación en varias convocatorias, Carlos Zapata inicia el proyecto de Las tetas de mi madre, grabándose en el año 2013 y estrenándose en las salas de cine para noviembre del año 2015, la cual obtuvo premios como Mejor Director, Festival Internacional de Cine de Santander -FICS-, 2015, Estímulo de postproducción, Fondo para el Desarrollo Cinematográfico – FDC, 2014, Mejor Película, Festival de Cine Colombiano en Nueva York, 2015, Premio del Jurado (Work In Progress) Latinoamericano, 10 SANFIC Santiago Festival Internacional de Cine, Chile, 2014, Premio del jurado (Work In Progress), primera edición del Mercado Audiovisual Latinoamericano del FLICC, México, 2015.


Cinco películas que denigran a Colombia

Como si fuese la experimentación de un cine fantasioso toman a Colombia, sus paisajes y personajes, a manera de una pírrica y degastada batalla contra el narcotráfico y pobreza que se gesta en toda Latinoamérica.

La observación de directores de cine con un vulgar imaginario que llegan a simplificar todo en selva amazónica, los personajes bajos y de tez morena, diferente a rasgos nativos; componiendo así, la representación de nuestro país y Latinoamérica para el resto del mundo, que, solo busca el deleite del incisivo polvo blanco, dando como resultado, una paupérrima muestra de cinematografía, en conclusión todas cliché.

En Colombia, por unos pocos…

De los mismos creadores de: "Mi Malicia indígena" "Papito usted tiene que ser un Berraco" y "Usted no sabe quien soy yo", llega el maravilloso colombianismo "POR UNOS POCOS QUE SE TIRAN EL PAÍS NOS JUZGAN A TODOS”.

Los Sabores del Divino Niño

Cuando el profesor mencionó que el trabajo de campo se realizaría en la iglesia del 20 de Julio, mi mente, cual película de cine, me hizo un flashback, me llevó a esos días rosas de una tormentosa relación y un raspado, esos que de tantos sabores de anilina que trae, se vuelve negro, dónde lo único que le contrasta es la leche condensada. Así me pude dar cuenta que para mí, lo que hace un lugar memorable son solamente dos cosas: la comida y las personas.