Teoría de los sentidos

Crónica atemporal de una Cultura Profética prometida a las generaciones venideras.

Vamos a empezar aclarando que todas las apreciaciones acá expuestas carecen en su totalidad de un respaldo científico, y que nada puede ser usado en contra de cada sílaba compuesta. Recuerde que no hay nada más reconfortante que el encanto de las falacias alojadas en una clave de sol. Usted como lector puede tomarse 5 minutos de su vida y estar de acuerdo en que una verdad absoluta no tiene cabida en el mundo libre que recrea este escrito, un mundo que se permite hablar de los sentidos como una verdad metafísica explicada por la música y no por las coincidencias de las teorías perfectamente explicadas por la típica causa y efecto.

Ahora bien yendo al punto que el título sugiere y el motivo por el que usted está acá, hablemos de La Teoría de los Sentidos. Abordemos el tema con la suavidad de esas Rimas Pa´ Seducir que solo reconocen los que creen en la prometida Cultura Profética. Transpórtese al momento en el que su piel se convirtió en un conducto de energía nutrido por una mezcla de acordes y beeps, compuestos por 13 mentes puertorriqueñas dispuestas a usar la música como un grito que le declaró la guerra a la injusticia, la desigualdad y el miedo, y se tomó el trabajo de proclamar “El Fruto de la Tierra” producto de la gloria en las entrañas de Babilonia como himno de amor y paz.

Venga lo invito a que saboree un Saca, Prende y Sorprende, deléitese con la poética dedicatoria de una voz perfectamente afinada a una llama en contacto con un cuero, del que usted prefiera, y la sensación del humo carburando el extracto THC de una planta bendita para los sabios del rastafarismo y despreciada por los sabios de las religiones en extremo extrañas para los aborígenes, que en tiempos no tan remotos adoraban la tierra y respetaban a la pacha mama, más que a la misma guerra.

Vayamos al compás del destiempo y regalémosle una mirada de jovial nostalgia a un 2010 repleto de coincidencias revolucionarias, recuerde ese momento sublime en el que le gritaron con La Dulzura pertinente a sus letras, llenas de espíritu aventurero, que estaba bien amar esos ojos que nos someten a lo “Ilegal” y lo enredaron en las mieles que conducen al pecado. Nada mejor que un grupo de bohemios, entregados a la cultura del One Love, incite a las generaciones que lo preceden a lo magnífico del amor. Siga su concejo entréguese así a la magia de unos ojos verde esmeralda, azul aguamarina, miel o negro profundo, esos colores que se convirtieron en monotonía para muchos y en un palpitante encanto para otros.

Pero vengo y le cuento En Directo, porque en el mundo existe alguien que lo conoce “De Antes” y ha visto eso ojos andantes aún sin conocerlos, y aclaro que no fue la excusa de un fulano para cantarle, es sólo que al parecer ellos aún creen en la coincidencias cósmicas que ya no son tan comunes en la era del capitalismo.

Y si usted algún día siente la imperiosa necesidad de sentarse a escuchar “Rimas pa’ seducir” y disfrutar de una buena Mota con la pauta que marca el “Ritmo Que Pesa”, lo invito a que se siente, respire profundo y ponga su reproductor a funcionar, saque una buena cerveza de la nevera y deléitese con el placer que no tiene costo, disfrute de cómo sus sentidos se convierten en una fuente de poder entre usted y el universo- ¡Déjese llevar!

Puede encontrar gran parte de la discografía de Cultura Profética el siguiente link: https://www.buenamusica.com/cultura-profetica/discografia o en su tienda de música preferida.

COVER RECOMENDADO