Un cuento de tres [CRÓNICA]

Manuel: Las auroras boreales son fenómenos naturales capaces de aparecer por única vez en el firmamento, éstas, según se sabe, se muestran con diferentes matices que varían desde verdes destellos luminosos en el cielo helado, hasta tenues rosas que bailan al acariciar las estrellas, es decir adornan el horizonte que une al cielo con la tierra.

Una vez conocí a alguien que no adornaba con tanta impetuosidad como las auroras boreales, sin embargo sí lo hacía en una cuidad gris con calles rotas y millones de relatos por contar.

Así fue como conocí a Escarcha.

Lo llamé Escarcha por dos razones, por ser como el rocío que se congela en el frío nocturno y porque es la unión de muchas partículas que se reflejan en diferentes colores. Recuerdo la primera vez que lo vi; su voz intentaba sonar ordinaria escondiendo el brillo destellante de su ser, se agarraba la chaqueta buscando refugio y sus ojos parecían inquietos y nerviosos, caminamos un par de metros y le pregunté si estaba incomodo, él con mirada atenta y expectante respondió con naturalidad que sí. Cruzamos unas calles de Chapinero y articulamos un par de palabras. El día pasó y en el aire quedó un flotante interés.

Lo busqué como un niño busca a su madre en un supermercado cuando está perdido. Lo encontré como un billete que está refundido en un bolsillo de algún pantalón y ya entenderá usted la alegría que causa tal acercamiento. Es curioso e inusual toparse con Manuel, porque su vida al igual que las auroras boreales está llena de gamas que nunca han sido exploradas.

Como el Ego, el Alter ego y el Súper ego del que hablaba Freud; Manuel se encuentra en la base de la estructura como las vigas que sostienen una edificación. Él afirma que es gay, su elección de ocultar en ciertas situaciones su homosexualidad se debe al miedo del ambiente hostil y tirano que se vive en una ciudad como Bogotá. En esa misma ciudad nos encontramos un par de veces para charlar, esta vez lo hicimos en un bar clichesudo ubicado por la Macarena.

El ambiente estaba turbio, el bar era oscuro y olía a pizza recién hecha, también a historias; la cerveza que habíamos pedido estaba buenísima, era espumosa, blanca y de un raro estilo belga, que no era belga sino bogotana.


Después de unos sorbos, como agua que sale de un grifo abierto empezó a hablar. Su primera intervención me dejo claro que no era un arquetipo gay sino un hombre con convicción.

- La gente no me ve como alguien serio al decir que soy homosexual, piensan que soy un marica; que no tomo ni hago nada serio en mi vida.

Me lo decía mientras se apretaba contra los bancos de madera, como si le causara un gran escozor tal afirmación; la música sonaba de fondo pero mis oídos agudos como cañas para pescar, sólo podían agarrar el sonido de su voz.

Me llamó la atención el lugar y la postura independiente que tiene Manuel, como lo mencionó –tengo que mantener a dos personas más, yo soy el hombre de la casa- esto significa, como muchos miembros cercanos a él lo aseguraron –Él es un as y resulta que siempre se las ingenia para poder tener tiempo y plata.- Manuel, parece que a pesar de los falsos estereotipos (maricas que no son serios) hace lo imposible por ser diferente, cuida del él mismo, de los demás, he incluso puede alimentar dos identidades que entre sí están distantes de su homosexualismo y extrañamente tropiezan como un bebé aprendiendo a caminar.

Lucas: A los pocos minutos, en ese mismo lugar conocí a Lucas; un hombre con mirada sexual y voz misteriosa, parecía desprenderse de otra persona, era como una revolución carnal. Su mundo era como los suburbios más oscuros de cualquier capital del mundo, me contó que su anárquica forma de ver el mundo correspondía a una represión sexual, debido a que a lo largo de los años en Bogotá no avanza ningún movimiento homosexual que haga comprender al proceso político que los gay no proponen una política para los gay, sino desde los gay; una política que los envuelva con mecanismos legales y participativos, y así los incluya como ciudadanos y seres dignos.

Quizás por esto su tono se tornaba agresivo, y fue así cuando entre la música y las cervezas me dijo que su nombre Lucas se refería a la “pasta” que ganaba por sus servicios de “escort”; palabras que fueron para mi sorpresa muy peculiares pues no sabía en qué cosa rica e inútil me sumergía su significado. (Se recomienda leer escuchando Loco Mía-Locomia)

- Soy sucio baby, Lucas viene de dinero. Lucas es el más, es el macho, porque Lucas es hombre.
- ¿Lucas es homosexual?, pregunté curioso ante sus palabras.
- Lucas es gay, pero es un macho gay porque tú sabes; está la polla, la pluma, el pollo y el ejecutivo.

Todos ellos con un sentido sexual diferenciador. De fondo para colmo sonaba George Michael, símbolo masculino de liberación gay, esto sirvió para que Lucas perdiera cualquier rastro de cordura y discreción, me contó que un día se dio cuenta que lo suyo no era acostarse con cualquiera, Lucas necesitaba dinero, y eso era clarísimo.

En algún día, de algún mes, Lucas conoció a una amiga “trans operadísima”, ésta súper mujer, le contó que tenía una página en internet de “escorts” de alta gerencia, y por el atractivo de Lucas, podría encajar como un buen elemento y ganar buena “cash”. Usted se imaginará esta situación como cuando un extraño le da dulces a un niño con intenciones macabras. Fue así como Lucas entro al espeso mundo de las personas que son acompañantes remunerados, personas a las que un cliente paga por acudir a reuniones de protocolo, y en las cuales puede estar incluido el sexo, dependiendo de la decisión del “lazarillo.”

Y lo peor siempre puede llegar y siempre va de la mano, Lucas con su infinita obsesión al efectivo buscó un tipo de economía subterránea y alternativa, que le permitiría lucrarse mientras realizaba sus actividades de acompañante. Su avaricia o necesidad lo hicieron convertirse en “dealer”, o sea, vender pepas, perica, hierba, ácidos y el tan conocido “popper o dilata culos.”

Su travesía empezó en los bares, en los cuales trabajaba como mesero y bar tender, ofrecía un poco más de diversión para quienes buscaban tener una noche desquiciada, sin embargo las cosas se pusieron de rosa a gris, los problemas alcanzaron a Lucas y me contó una historia que me hizo poner los pelos de puntas.

- Un sábado en ese bar, salí y me montaron en una camioneta, cual marrano. Me amordazaron. No eran los policías, era la mafia de las drogas. Me cascaron, me volvieron una mierda y me tiraron al Parque el Virrey. Y así me levanté a las 4 de la mañana con la cara rota y re destrozada. Tuve una oportunidad de cambió; prometí a mí mismo que no volvería a hacerlo, fue un arrepentimiento severo, un proceso. Porque tú sabes, hay dos tipos de vicio, el de vender y consumir (yo vendía) sin embargo uno no puede vivir de los dos vicios porque se lo fuma todo.

Como agua a incendio, Lucas decide tomarse con mayor seriedad lo de ser escort, se pule con lija; se hace a sí mismo como un diamante, se quita el mugre, se quita lo que le estorba y se decide a brillar. (Se recomienda leer escuchando Enjoy the silence-Depeche Mode). Me cuenta con una sonrisa de oreja a oreja que empieza a formarse en el protocolo, a tomar cursos de etiqueta para poder brindar un mejor servicio como acompañante.

- Yo te habló de todo, temas actuales, porno, sexo, política, cine, historia y las formas de ver la vida. Trabajo como catering de ejecutivos. Me contactan por teléfono o por página web. Soy un producto; tengo un perfil. O sea 1.79, ojos verdes y así. Cobró sólo por compañía, $80.000 por hora, no por sexo, no soy la puta que más cobra ni la gran verga, estoy empezando. Yo decido si quiero el sexo o no, sé inglés y medio francés (entre risas). Es duro… A veces no quiero saber de nadie ni de nada y suena mi celular “oye baby, tienes un cliente” y me toca bañarme, vestirme, arreglarme y salir a conocer a un man que me vale mierda.

Su cara de sabiduría cuenta las cosas con tono divertido, y eso que tan sólo tiene 21.

La gama de personas que se atienden y pasan por sus sentidos es de admirar. Ejecutivos, doctores, señores pudientes, viejos cerdos y extranjeros; en pocas palabras, la gente que tiene el poder. Para mi sorpresa (nuevamente), mientras toma cerveza me cuenta de la manera más “inocente” que tiene más de cincuenta calzoncillos de shows eróticos, con suspensorios, de mallas, de cuero, tao y fetichistas, como todo un profesional. “Vea usted entonces cuales son los gustos de los tan admirados ejecutivos, y no por lo gay sino por la máscara que tienen al estar dentro de una oficina.” Cruzamos más palabras y la cerveza ya empezaba a hacer efecto, me dijo.

- Un político, me invito a salir (del partido Conservador), y me propuso que nos fuéramos a una habitación, yo acepte. Luego me dijo “yo le tengo que decir algo”, confundido le pregunté que qué era, me dijo que le gustaba culear mucho pero que también le fascinaba fumar bazuco mientras lo hacía. Y le dije que yo no podía, que eso iba en contra de mi moral… Me dijo que me pagaba lo que fuera, y yo seducido ante la lana le dije que “all right.”

Me contó que la habitación empezó a llenarse de olor a vainilla, de humo. De olor a una mierda repugnante. Que la pipa con la que empezó a fumar el man era como una tapa de gaseosa, lo más “chirreto” que había visto. La tertulia se diluyó y cayó, Lucas desvió la conversación como si se arrepintiera de ese episodio. De la nada el tipo desapareció, y desde ahí no lo he vuelto a ver.

Lady Gorgeous: Ella es como los colores; brilla, resplandece, está aparte de todo pensamiento racional, te provoca miradas, causa conmoción, te pone expectante. Su mano empieza a tomar de una cartuchera vieja cuanto maquillaje encuentra, se pinta las cejas, se pinta los labios, se perfila la cara, hace muecas, movimientos extraños pero lindos. Se adorna, es toda una diva. Está regia. Se forra el cuerpo y queda cual Marilyn Monroe, se pone trasero, brassier y un pocotón de accesorios que te dejan perplejo. Ella es Lady, y no sólo Lady, Lady Gorgeous, porque es chusca, porque es diferente, porque el transformista ya es parte de la sociedad, porque no es una cosa rara ahí, porque es algo que existe y con el paso de las manecillas de nuestros relojes aumenta, algo que es real y que no se va a acabar nunca. El transformismo está, y no se va a ir, llegó para quedarse.

Después de la cerveza, al terminarse la última gota, apareció Lady. La birra se transformó en Martini y la conversación surgió mientras esta refinada señorita se tocaba el cabello y cruzaba sus piernas como Demi Moore en la película Striptease, así sensualita.

Su historia comienza, muchos tiempos atrás, era una chica con falta de brillo. Pero la modernidad, la música y Lady Gaga fueron suficientes razones para limpiarse el polvo que no la dejaba destacar. El transformismo no es algo hecho, tiene un proceso. “El artista no nace artista, el artista se pule y con el devenir de la vida se perfecciona y encuentra el sentido a su pasión.”

Me explicó que la forma en la que había madurado estéticamente fue mediante un concurso de Halloween en donde una “madre trans” la asesoró y la indujo al mundo drag queen. Tal fue la injerencia de la “madre” en Lady que ella logró ganar este certamen y así se dio a conocer en la escena queer/ transformista. “Lady es hermosa.”

Entonces, como sí la hubieran tirado con una resortera, voló. Conoció a un reconocido coreógrafo, fotógrafo y artista que la llevo a lo que ella denomino “gira intermunicipal”, por varias ciudades de Boyacá. “Lady Gorgeous and the boys” fue el nombre de su primer show artístico, ya que en Bogotá no fue posible encontrar un lugar donde pudiera mostrar su performance. Hacía lipsing y playback además no sobra que usted sepa que las “coreografías eran absolutamente extravagantes y dramáticas, como toda una diva.”

Mientras me miraba a los ojos de manera insinuante, me charló un poco más acerca del proceso de Lady.

- Lady empezó siendo un hobbie y luego se convirtió en un trabajo, entonces por eso he cambiado mucho, ahora soy más elaborada, mucho más refinada, conozco los ángulos de mi cara, porque una cosa es que te maquillen y otra es maquillarte.

Lo único que espera es que alguien le de trabajo y así se pueda dar a conocer, trabaja en un bar llamado “Blues” en Chapinero. Y es absolutamente majestuosa al hablar de sí misma, aunque recalca como muchos miembros de su comunidad que Bogotá sigue siendo un territorio poco igualitario y muy hostil, sigue sintiéndose amenazada por “los estigmas y los tabúes de la sociedad.”

Es por esto y por más que para el transformismo el significado de igualdad y respeto hacia su cuerpo lo representa todo. “Es un proceso de vida y aceptación.”

El cuerpo y las emociones de Lady son el todo de su vida, “ya que estas dos características se convierten en precursoras de la construcción de identidad en la vida de los transformistas. No ven su cuerpo como un elemento aparte, sino que abordan la relación entre lo corporal y emocional, siendo la corporeidad pieza clave en la constitución e integración de la identidad de Lady Gorgeous y cada transformista.”

La conversación llegó a su fin, Lady se desvaneció y en un abrir y cerrar de ojos yo estaba otra vez en la realidad, me imaginé drogado o borracho pero ninguna de las dos correspondía, había encontrado una persona que era tres, así como aquel planteamiento de Freud, Manuel - Ego, Lucas - Alter ego y Lady - Super ego; este trinomio de personalidades, gustos, sueños y miedos habían logrado engañarme. Eran entonces las 11 de la noche de aquel bar bogotano de la Macarena, yo indefenso miré a los ojos (no sé si a Manuel, Lucas o Lady) y le dije que “todo bien”, que al final de cuentas todos somos muchos en uno solo, y que el riesgo de contarlo va de la mano con la franqueza y sensatez de vivir tal y como se es… De ser libre.

Escarcha… Es él y ella. Así como los matices de colores en las auroras boreales, así como su naturaleza atípica, es también este chico gay, trans y escort que se hace llamar Noah y se apellida Gorgeous. Es único, es increíble y está lleno de explosiones de energía que generan luz de colores y es por esto que a pesar de ser bogotano y tener tan peculiar concepción de la vida, no deja de ser fascinante, porque busca lo que quiere, hace lo que quiere y no tiene mayor reparo en adornar la vida como se le pegue la gana.

“Qué bajo, pero qué rico, no me importa servir de chivo expiatorio, yo estoy más allá de todo juicio y salgo divina, fabulosa en cada foto. Fuerzas tengo. Yo me he puesto un nombre”: Noah Gorgeous
-------------------
(Qué viva la música, 1977)

BONUS TRACK


+ 0
+ 0

Usted esta aquí:

Publicidad
Artículos más populares

El Planeta Salvaje, 1973 (La planète sauvage - René Laloux) Subtitulada al español !!

El planeta salvaje (en francés La planète sauvage) es una película francesa animada de ciencia ficción de 1973 dirigida por el francés René Laloux, es hoy uno de los grandes clásicos de la animación europea. A través de una historia de ciencia ficción, el film nos sumerge en el drama de dos sociedades enfrentadas entre sí, a través de la opresión, y en el incierto destino al que se enfrentan, abocadas a la propia destrucción.

Leer más...

Arte y Memoria: Nuestra América

El proyecto fotográfico Arte y Memoria desarrollado por el fotógrafo Oscar Castaño en los últimos tres años. Este fragmento de su trabajo, aún en desarrollo es una muestra del poder comunicativo de la imagen fotográfica, los detalles son sumamente significativos, la técnica fotográfica, la composición y el rebelado hacen parte de la elaboración del proyecto.

Leer más...

Un glaciar agonizando

“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía habría de conocer aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo.” Cien Años de Soledad. Gabriel García Márquez.

Leer más...
Últimos artículos

15 años de Los Suziox, un himno a esta mizeria

La noche del domingo 19 de agosto en el Auditorio Lumiere en Bogotá, se llevó a cabo la celebración de la trayectoria musical de una de las bandas icónicas de la escena punk de Colombia, proveniente de la ciudad de Medellín.

Leer más...

Festival de Cortos Psicoactivos 23, 24 y 25 de agosto 2018

El Festival de Cortos Psicoactivos es un evento artístico, cultural y pedagógico el cual cuenta con 3 versiones anteriores (1ra. Muestra de cortos psicoactivos, 2014, Festival de Cortos Psicoactivos 2015 y Festival de Cortos Psicoactivos 2017 ), con el fin de promover e incentivar la creación y difusión de trabajos audiovisuales desde un enfoque pedagógico, científico y artístico hacia nuevas formas de abordar el fenómeno de las drogas legales e ilegales en una sociedad que pide cambio.

Leer más...

lo-foto-gráfico, curadora Juanita Carrasco

La exposición estará abierta desde el 7 de julio hasta el 30 de agosto en la Galería El Museo, Calle 81 # 11 -41, Bogotá, en los horarios: LunVie 9AM a 7PM - Sáb 11AM- 7PM.

Leer más...