El día que los Hermanos Lumiére visitaron Bogotá [CRÓNICA]

Acostado en la cama y mirando el techo, entretenido con las figuritas de humo que el cigarrillo acostumbra después del sexo, le pregunto a la negra ¿sabes quiénes son los Hermanos Lumiére? Ella entre su desnudez y quizá entre kilos de ideas contesta- ni idea- anda fascinada, es la mujer de un chef que no sabe hacerle el amor, yo trato de engatusarla con fantasía y literatura, hacer magia aquellos instantes que podemos robarle a la vida.

Cierro los ojos en el silencio del cigarro y recuerdo la primera vez que entre a un cine. Mi vieja es prostituta y nunca me lo oculto, de pequeño me decía: este es un trabajo como cualquier otro y si me acuesto con muchos tipos es para poderle dar a su merced bonitas navidades, como fui su único hijo, a veces no tenía con quien dejarme y me llevaba al centro. Nunca a su lugar de trabajo, generalmente me daba diez mil pesos y me ponía un lugar de encuentro para devolvernos juntos a la casa. Un día caminando sin rumbo como siempre, me encontré al frente de la cinemateca distrital, estaba perplejo con la idea de entrar a cine por tan solo dos mil pesos, con la alegría de encontrarme semejante promoción, ni me percate que película estaban proyectando solo pague mi tiquete y entre.

Negra- los Hermanos Lumiére son un par de franceses que inventaron el cinematógrafo- el primer proyector de la historia, era un aparato rústico que en su primer intento, proyectó varias imágenes en movimiento que duraron media hora, cuando juntos hicieron el lanzamiento en parís mostraron al expectante publico la llegada de un tren y fue tal el asombro de varias personas del lugar que salieron corriendo, no lo podían creer, ¡alguien había podido capturar la realidad y mostrarla en una sala oscura! ¿Has ido a la cinemateca distrital? No, ¿vamos esta semana? Me pregunta, mientras me quita el chicote de los dedos y aspira mirando el techo.

Esa historia me gusta mucho, me imagino haber estado ahí, esperando la magia de los Hermanos Lumiére, un franco costó la entrada de la primera proyección de la historia, me pregunto si quizá yo también hubiese salido corriendo del susto o hubiese tenido la valentía de quedarme pegado a al sillón fascinado con la majestuosidad del cine.

Mi entrada a aquel maravilloso mundo, costó dos mil pesos colombianos, la primera película que vi se llama calibre 35, con Robinson días y Juanita Acosta, fue en el año 2001 ya había pasado en cartelera y la estaban presentando por ser colombiana. Nunca había tenido la oportunidad de entrar a un centro comercial a ver algo, aunque sabía que películas estaban de moda por las propagandas en la televisión y porque de vez en cuando pasaban cine de Silvestre Stallone y toda la porquería hollywoodense.

La trama de la película me dejo enganchado, la idea de hacer una película me martillo la cabeza por varios días igual que a los protagonistas de la historia, fue el filme perfecto para despertar mi pasión por lo que es el séptimo arte. El cine para mí son esos 120 minutos en los cuales me transfiguro, paso a ser dueño de planetas exorbitantes, siento las pasiones del amor y la furia de la música en la epidermis y por alguna razón siento que ver buen cine, alimenta mi capacidad creativa y me dan ganas de escribir continuidades de las películas o historias alternas donde la trama se tergiverse y surjan nuevos acontecimientos.

Esta semana están proyectando la tierra y la sombra, es sobre los cañaduzales del valle y la explotación de los campesinos ¿te suena? Le pregunto a mi negra, y ella, ida entre sus pensamientos me contesta- ¡claro! Esa suena fantástica.

Después de aquella tarde, cuando iba con mi mamá en el bus para la casa, guarde silencio, me preguntó que había hecho y le dije que estuve toda la tarde en la plaza de los periodistas mirando las palomas. Guarde para mí el secreto del descubrimiento y me volví un detective del tema.

Continúe asistiendo a la cinemateca y además asistía a la biblioteca Luis ángel Arango, no solo a ver películas sino a leer sobre la historia del cine, a averiguar sobre directores y sobre cuanta historia estuviera disponible para que penetrara en ella, así conocí a Stanley Kubrick, a Francis Coppola, a Lars Von Trier, a Federico Fellini, a Alejandro Jodorowsky, a Jean Luc Godard, a Eliseo Subiela, a Fabián Bielinsky etc. Vi películas como: no te mueras sin decirme a dónde vas, el tambor de hojalata, cinema paradiso, nueve reinas, despertares, Forrest Gum, Dog Ville y muchas más.

Trataba de sacar de la biblioteca varios libros sobre cine, fue como conocí a los Hermanos Lumiére y la historia del cinematógrafo, me entere que había sido una casualidad de la vida que ellos se interesaran por aquel aparato, fue porque su padre les llevo el kinescopio que había inventado Tomas Alva Edison y de allí nació la idea y la pasión de los dos hermanos.

Creo que las grandes ideas nacen de las situaciones más cotidianas y que las casualidades terminan siendo causalidades, como el de mi vagabundería que me llevaría a la puerta del teatro Jorge Eliécer Gaitán. Dedique tardes enteras al cine en el colegio, mi profesor de sociales me vio interés y me recomendaba filmes, hablábamos de los directores, de los países, de los escenarios, me indujo a ver Woody Allen, hacíamos análisis de las situaciones, de los personajes, de la atmósfera de cada una, habían días en que me perturbaba pensar en los protagonistas como el sujeto de la película “memento”.
Se nos ocurrió hacer un festival de cine en el colegio, hicimos varios cines-foro los viernes en la tarde con algunos compañeros y luego que se acababa la función, terminábamos tomando vino y fumando marihuana en el parque, idos en nuestras conversaciones sobre ese mundo tan diverso y multifacético.

Así llego el cine a mi vida, los Hermanos Lumiére me visitaron y yo hable con ellos, en las noches cuando estoy a punto de dormir pienso en lo magnifico que seria que ellos también entraran en la realidad fría y sin color de tantas personas de esta ciudad, que el arte inundara sus cabezas y rompiera la monotonía y el tedio de vivir en medio del trabajo y la rutina del hogar.

La negra es una mujer inquieta, perspicaz, inteligente, irónica, inconforme, ese tipo de chica que a uno le gusta ver en la pantalla, después de ver la “tierra y la sombra” una tarde lluviosa y mientras caminábamos por la carrera séptima, y en medio de la indignación que nos dejó aquel fragmento, me miro con sus ojos oscuros y penetrantes, las gotas le caían sobre el rostro y me dijo- negro, ¿y si hacemos una película? Sonreí y le conteste – solo si tú eres la protagonista.


+ 43
+ 0

Usted esta aquí:

Artículos más populares

El Planeta Salvaje, 1973 (La planète sauvage - René Laloux) Subtitulada al español !!

El planeta salvaje (en francés La planète sauvage) es una película francesa animada de ciencia ficción de 1973 dirigida por el francés René Laloux, es hoy uno de los grandes clásicos de la animación europea. A través de una historia de ciencia ficción, el film nos sumerge en el drama de dos sociedades enfrentadas entre sí, a través de la opresión, y en el incierto destino al que se enfrentan, abocadas a la propia destrucción.

Leer más...

Arte y Memoria: Nuestra América

El proyecto fotográfico Arte y Memoria desarrollado por el fotógrafo Oscar Castaño en los últimos tres años. Este fragmento de su trabajo, aún en desarrollo es una muestra del poder comunicativo de la imagen fotográfica, los detalles son sumamente significativos, la técnica fotográfica, la composición y el rebelado hacen parte de la elaboración del proyecto.

Leer más...

Hola extraño por Kirsten Lepore

Cortometraje animado, real, quizá perturbador por las infinitas asociaciones a la que nuestro subconsciente nos lleva,  la corporeidad, el tono comunicativo, y, la secuencia de frases particulares que representan lo egoísta y egocéntrico de nuestro mundo colectivo e introspectivo, lo natural como parte autómata de lo que nos hace sentir vivos.

Leer más...
Últimos artículos

Exposición 'El Testigo' de Jesús Abad Colorado

Memorias del conflicto armado colombiano en el lente y la voz de Jesús Abad Colorado, más de 500 fotografías que relatan hechos captados entre 1992 y 2018.

Leer más...

El rapero Dejaboo debuta en solitario con "Esto Ya Lo Viví"

"Esto Ya Lo Viví", el nuevo álbum de Dejaboo, presentado a través del sello HdpGroupFam.

Leer más...

¡Retrovisión espectral! El videoarte se toma Los Héroes

Desde el próximo martes 23 de octubre hasta el 25 de noviembre, Bogotá recibirá la primera gran muestra de videoarte que se realiza en el país, gracias a Retrovisión Espectral - Aproximaciones a una historia del videoarte en Colombia, una exposición bajo la curaduría del “ex-exartista” Gilles Charalambos, donde se mostrarán las obras precursoras del videoarte en el país entre 1977 y el año 2000.

Leer más...